SANTIAGO GARCÍA-CLAIRAC
ESCRITOR DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

CÓRDOBA, PUENTE GENIL, CAÑETE DE LAS TORRES, TORREDONJIMENO Y JAÉN.

LUNES

Viajo en AVE hasta Córdoba. He salido de Madrid a las 7:00.

Me recogen en la estación y me llevan directamente a un colegio. Cuando llegamos me enseñan una pared llena de carteles con dibujos y portadas de algunos de mis libros. Es una gran bienvenida.

CARTEL DE BIENVENIDA.

EL DIRECTOR DEL CENTRO, HACIENDO LA PRESENTACIÓN.

Hacemos dos sesiones extraordinarias  con un salón abarrotado de niños. Muchas preguntas y regalos: dibujazos de MAXI. Prometo que colgáremos algunos en la web WWW.maxielaventurero.com.

MAQUETA GIGANTE DE HÉRCULES POWER. ESPECTACULAR.

DIBUJO EN LA PIZARRA IMPROVISADA.

Al final, hay una sorpresa, un regalazo: tarta cordobesa y catavinos. Muchas gracias.

EL DIRECTOR DEL CENTRO, ENTREGANDO EL REGALO, AL FINAL DEL ACTO.

Después, salimos hacía Lucena paramos por el camino para comer algo. Seguimos la ruta y, sobre las cinco, llegamos al hotel. Tiene un patio andaluz precioso. Parece ser que, antaño, fue un cuartel militar y, posteriormente, un hospital. En cualquier caso, tiene un gran encanto.

Después de hacerme con la habitación salgo en busca de una papelería para comprar rotuladores. Por fin encuentro una que tiene lo que necesito: rotuladores Edding 300 de color negro, perfectos para hacer firmas, dedicatorias y dibujos.

Me llama la atención ver que, en las estanterías tienen El Libro de Nevalia.

Al anochecer vienen a buscarme para ir a cenar. Acabamos en un sitio de tapas que cumple perfectamente las expectativas.

Una buena charla y a dormir, que mañana hay que madrugar.

 

MARTES

 

Me recogen a las ocho y media y me llevan a Puente Genil, a un colegio donde hago varios encuentros. Son sesiones muy agradables, con preguntas muy sinceras. El director me presenta siempre con cariño. Me gusta su estilo detallista.

Al final, me regalan una garrafita de aceite, un pastel de membrillo, un llavero y un libro biográfico de Juana de Stonnac, que leeré con ganas. Suena muy bien.

Después de un rápido café, nos ponemos en marcha nuevamente. Ahora nos dirigimos a Cañete de las Torres.

El salón de actos de la Asociación Agrícola está repleta de alumnos y profesores para hablar de El Ejército Negro.

Después de una explicación de lo que me impulsó a escribir esta trilogía, vienen las preguntas, que son muchas. Después, hablamos de la posibilidad de organizar un Taller Literario para Jóvenes Escritores, como el que hice en Toledo hace unos meses. Ya veremos si se hace, ojalá.

Manuel viene a recogerme y con Araceli comemos en un simpático restaurante cercano, donde organizamos las jornadas de trabajo que quedan por delante. Y vuelta a carretera en dirección a Jaén, donde llegamos pronto.

Por fin, voy a tener algunas horas para trabajar un poco sobre el libro que tengo en marcha. Un gran proyecto, muy complicado debido a que llevará muchas ilustraciones.

El hotel de Jaén es muy bonito, pero de estilo muy diferente al de Lucena. Y la cafetería es muy adecuada para trabajar, el servicio es bueno y la carta perfecta.

Tres horas de trabajo duro, sin distracciones y salgo a dar una vuelta. Llueve y hace mucho frío. Me relaja.

Vuelvo al hotel, ceno algo, tomó café y me dedico a atender las llamadas y los mails. Trabajo obligado.

Estos días estoy organizando, con dos compañeros, un evento que hemos llamado FESTIBOOK. Estamos en los comienzos, movilizando gente y preparando el programa. La cosa pinta muy bien, pero exige mucha dedicación. Es un proyecto muy atractivo que consiste en reunir en un sólo día a unas sesenta personas que hablarán de Literatura Juvenil desde una perspectiva completamente nueva. Se trata de decir cosas que nunca se han dicho. De momento, ya tenemos algún patrocinador y parece que hay algunos más muy interesados. Ojalá salga bien. La verdad es que, de momento, contamos con gente muy interesante. Será en Madrid, el 24 de mayo.

Bien, pues ha llegado la hora de irse a la cama.

 

MIÉRCOLES

Manuel me recoge a las ocho y media. He tenido tiempo de sobra para desayunar, así que todo va bien.

Me lleva a un colegio situado en TorreDonJimeno. Hacemos un par de sesiones de librofórums con los más pequeños. Todo sale bien y volvemos a Jaén, para visitar otro colegio. 

En este colegio voy a hablar solamente de los libros de MAXI el aventurero. Es la primera vez que hago tantas sesiones sobre el mismo personaje en un mismo colegio. Una nueva experiencia que afronto con ganas. Nunca había hecho un monográfico de Maxi.

La cosa ha salido muy bien y me ha resultado interesante, además de novedosa. Ha sido una buena oportunidad de profundizar en el personaje y su entorno. Ha llamado mucho la atención el parque de personajes que le rodean y también el hecho de que se trate de aventuras urbanas. He quedado muy contento con esta experiencia.

Manuel me lleva a comer a un pequeño restaurante especializado en pescado. Muy bueno. Después de la comida, le enseño de que manera de reconocer la calidad de un buen papel. Para hacerlo bien, pido un plato con agua al camarero, que me mira extrañado, así que le invito a que presencie el experimento que, por cierto, sale muy bien.

Vuelta al hotel donde dedico varias horas a escribir. E, igual que el día anterior, salgo a dar un paseo, ceno, me ocupo de los mensajes y de la progresión de FESTIBOOK. También reviso las ilustraciones de Javier, el ilustrador que, posiblemente, va a ilustrar mi nuevo proyecto.

Y a dormir... Después de ver las noticias, claro.

 

JUEVES

Mi último día en Jaén comienza bien, con un buen desayuno a base de zumo de naranja, tostada con aceite, tomatito y quesos, además de unos buenos cereales.

Me despido del hotel y Manuel me recoge a las nueve menos cuarto. Después de un breve viaje, llegamos al colegio Gloria Fuertes, en el que voy a estar toda la mañana.

Aquí también trabajan bien la lectura. Se nota en las preguntas y en los comentarios de los niños. Es un placer para un autor.

Terminamos con tiempo suficiente para comer tranquilos. Me lleva a un pequeño restaurante que hace comida muy casera. Salgo encantado.

Por fin, embarco y empiezo el regreso a Madrid. Han sido unos días estupendos, en los que todo ha salido bien. Me voy francamente contento. He aprendido cosas nuevas. Gracias a todos por la buena programación.